Preparación para el embarazo, parto y amamantamiento

¿Cómo se vive el embarazo hoy? 

Debe ser vivido por cada mujer a su manera, prestando atención al desarrollo de su hijo y a su propia maduración en el camino a ser madre.
Es importante escuchar el cuerpo y seguir sus dictados. Conocerlo e interpretar sus requerimientos y necesidades. Evitar el consumo de sustancias nocivas, sintiendo esta actitud como una muestra de preocupación por los dos. 

¿Por qué creemos que es importante prepararse para la llegada de una nueva vida a la familia? 

Tradicionalmente el embarazo y el parto eran concebidos en forma pasiva, como un “problema de mujeres” en el que los padres, la familia y la sociedad sólo partiticipaban como espectadores. Hoy, las mujeres viven el embarazo concientemente y se preparan activamente con cuerpo y alma para el trabajo del parto, junto a su compañero o persona de confianza.

Más allá de las tendencias (gimnasia preparto, psicoprofilaxis del parto, preparación para el parto sin dolor, etc.) dicha preparación debe ser integral. Incluye lo fisiológico, lo psicológico y lo social, y está destinada a los padres y a los miembros de la familia que esperan la llegada de esta nueva vida. Cada uno, desde su rol, acompañará el crecimiento y desarrollo del niño.
El control del embarazo es la mejor garantía del nacimiento afortunado. 

Claves para vivir un embarazo sin complicaciones 

  • El ácido fólico es una vitamina esencial para la vida. No olvides tomarlo antes del embarazo y durante las primeras semanas de gestación.
  • El calendario oficial obliga a aplicar dos dosis de la vacuna antitetánica.
  • Todos los medicamentos en esta etapa son potencialmente tóxicos.
  • Sólo el médico está en condiciones de determinar cuáles puede consumir.
  • La nutrición es una de las claves del éxito de un embarazo normal.
  • Ante algún signo o síntoma es importante consultar con el médico.
  • El consumo de tabaco y alcohol perjudica a la madre y al bebé.
  • Deben respetarse los horarios de reposo y descanso.
  • Deben prepararse los pezones desde el comienzo del embarazo. 

El programa ofrece: 

Una propuesta integral de conocimiento en la que la pareja es protagonista del proceso de aprendizaje y un grupo de profesionales ayudará en la preparación, a partir de la reflexión de determinados contenidos:

  • Etapas del embarazo.
  • Miedos, fantasías y ansiedades.
  • Embarazo y sociedad.
  • Recién nacido, lactancia materna.
  • Parto y puerperio.
  • Incorporación de los abuelos.
  • Simulacro de parto.
  • Ejercicios físicos, respiración y relajación en el embarazo.
  • Planificación familiar.
  • Puerperio. 

El embarazo es una de las etapas más importantes en la vida de la mujer e implica cuidar el desarrollo y la salud del niño por nacer. 

LACTANCIA MATERNA

Beneficios para la mamá y el bebé

Por  ANA LUCIA OSORIO, médica pediatra  de DAMSU

La lactancia materna es una experiencia sensible y fuerte. Es un derecho del niño pero también es una elección (elección informada) de cada mujer. A veces cuesta, no se logra, o no se quiere.

Lo que es indudable, son los muchos beneficios que ésta aporta al niño, tanto desde lo orgánico y lo emocional, como en lo  psicológico y lo cognitivo, entre otros. Si nos centramos en los beneficios estrictamente “médicos” es importante destacar algunos:


ASPECTOS NUTRICIONALES

La lactancia materna idealmente comienza desde la primera hora de vida y se recomienda que se mantenga en forma exclusiva (esto quiere decir que el niño sólo toma leche materna) durante los primeros 6 meses de vida, pudiendo extenderse hasta los dos años si están dadas las condiciones.

La leche materna tiene un equilibrio de nutrientes esenciales con excelente digestibilidad y absorción que se adaptan a las necesidades cambiantes de crecimiento y desarrollo en las diferentes etapas. Por ejemplo, el calostro, que es la leche amarillenta, viscosa, de la primera semana, tiene mayor concentración de células de defensa, proteínas, entre ellas de anticuerpos (también parte de nuestro sistema inmunológico, de defensa) y vitaminas, con menor cantidad de grasas y lactosa que la leche madura (después del día 14 de vida); y en los recién nacidos prematuros la leche también tiene una composición especial, con mayor cantidad de sustancias proteicas, grasas, hierro y sales que ayudan a la recuperación nutricional tan importante en estos bebés. También tiene nutrientes esenciales como los ácidos grasos (ácidos grasos poliinsaturados-PUFAs) para el desarrollo del Sistema Nervioso, que no se encuentran en las fórmulas lácteas artificiales o sucedáneos de la lactancia materna.

La composición presenta pocas diferencias entre individuos pero sí a lo largo del curso de la lactancia y en cada mamada. Es importante saber que recién al final de la mamada, después de los 13 minutos de succión aproximadamente, sale una emulsión rica en grasas, que no sólo da saciedad al niño sino que representa un aporte nutricional en calorías importante. Además, dependiendo de la comida que coma la madre, puede cambiar el olor y el sabor de la misma, pero no su composición.

Estas características nutricionales hacen que los niños estén protegidos contra la deshidratación, desnutrición y otras enfermedades nutricionales como la anemia de la infancia. Además se sabe que también protege contra algunas enfermedades del adulto que tienen que ver con la nutrición, como son las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (Obesidad, Diabetes, Hipercolesterolemia). Se ha visto en algunos estudios que los bebés amamantados regulan mejor su ingesta y el patrón de saciedad/hambre. Por una parte, las mamás tendrían una  mayor percepción de las señales de saciedad de sus bebés. Todo esto jugaría un rol en la prevención de la Obesidad en el futuro. Por otra parte, los adultos que de bebés han tenido una lactancia materna exclusiva tienen menor riesgo de hipercolesterolemia que los no amamantados. Esto se debe a que la leche materna tiene mayor concentración de colesterol y esto hace que maduren algunos sistemas enzimáticos que metabolizan el colesterol, en este periodo crítico, que no pueden modificarse más tarde.

ASPECTOS INMUNOLÓGICOS

Se ha dicho que la leche materna es la “1ra VACUNA”, esto se debe a que contiene sustancias antibacterianas, antiparasitarias, antivirales y células de defensa (glóbulos blancos, principalmente en el calostro), junto con anticuerpos (inmunoglobulina A principalmente), que van a proteger al niño de enfermedades infecciosas, principalmente gastrointestinales y respiratorias. La inmunoglobulina A, tan abundante en el calostro, reviste la mucosa del intestino, formando una barrera o escudo que impide la acción de los gérmenes intestinales. Así es que los niños amamantados tienen aproximadamente 20 veces menor riesgo de padecer diarreas que los no amamantados. Esto es válido también para otras enfermedades importantes como: Otitis, Neumonía, Parasitosis, infección urinaria, etc. Además contiene factores tróficos, estimulantes del crecimiento de los epitelios, que ayudan a la rápida recuperación una vez que se ha producido la infección.

Los efectos antiinflamatorios y reguladores de las respuestas inmunes se ven reflejados también en la protección contra enfermedades como la Enfermedad Celíaca, Alergia a la proteína de la leche de vaca, y otras inflamatorias como la Enfermedad de Crohn, Colitis ulcerosa, etc.

Por último, también se ha demostrado en algunos estudios que tendría un rol en la prevención del Síndrome de  Muerte Súbita del lactante y de enfermedades oncológicas como leucemias o linfomas.

ASPECTOS DEL DESARROLLO

El impacto de la lactancia en el desarrollo del niño, desde una mirada integral es vasto y muy significativo, mereciendo todo un capítulo aparte. Para destacar alguno de esos beneficios se ha demostrado, por ejemplo, que favorece un mayor desarrollo cognitivo, emocional y sensorial, tanto en niños nacidos a término como en prematuros.

Dada la utilización más completa de los músculos faciales para la succión y la coordinación de la deglución, es que los niños tienen un desarrollo maxilo facial mejor, previniendo cuadros de maloclusión, paladar ojival, etc.

Beneficios para la mamá:

Dar de mamar ayuda a una mejor y más rápida recuperación del parto o la cesárea, ya que durante el amamantamiento se liberan hormonas como la oxitocina, que estimulan la contracción uterina, hecho que colabora con la detención del sangrado en el posparto y con la sensación de bienestar.

También, pensando más a largo plazo, tiene otras ventajas en la salud de la mujer, como son la prevención de osteoporosis, cáncer de mama y de ovario.

PROMOVER LA LACTANCIA MATERNA no es sólo hablar o informar sobre sus beneficios, sino GARANTIZAR que las mujeres  realmente puedan dar la teta. Esto implica, entre otras cosas:

·         Procurar espacios confortables y adecuados en los lugares de trabajo para dar de mamar, o para que las mamás puedan extraerse leche y conservarla en forma segura.

·         Opciones laborales flexibles.

·         Prolongación de las licencias por maternidad.

·         Horarios reducidos (“30 min dos veces por jornada laboral”, Ley 20.744 de 1976, modificada por ley 21.297).

·         Establecimiento de Lactarios.

·         Promoción y desarrollo de los Bancos de leche.